miércoles, 2 de septiembre de 2015

ORACIÓN PARA DEJAR UN VICIO, UNA TENTACIÓN O UN DEFECTO COMO MAL CARACTER, IRA, ETC


Tú me has dado, ¡oh Dios!,
la inteligencia necesaria
para distinguir el bien del mal;
así, pues, desde el momento en que reconozco
que una cosa es mala, soy culpable,
porque no me esfuerzo en rechazarla.

Preservadme del orgullo,
que podría impedirme ver mis defectos
y de los malos Espíritus que podrían
excitarme a perseverar en ellos.

Entre mis imperfecciones,
reconozco que particularmente estoy inclinado

a .....  (decir el vicio que quieres dejar)

y si no resisto a esta tentación
es por la costumbre que tengo de ceder a ella.

Vos no me habéis creado culpable,
porque sois justo, sino con una aptitud
igual tanto para el bien
como para el mal.

Si sigo el mal camino,
es por efecto de mi libre albedrío.

Pero, por la misma razón
que tengo la libertad de hacer el mal,
tengo también la de hacer el bien;
por consiguiente, tengo que cambiar de camino.

Mis defectos actuales son un resto
de las imperfecciones que conservé
de mis precedentes existencias;
es mi pecado original,
del cual me puedo despojar por mi voluntad
y con la asistencia de DIOS
dame fuerzas Señor, para resistir
a las malas sugestiones y salir victorioso de la lucha.

Los defectos son barreras
que nos separan de Dios
y cada defecto superado será un paso dado
en la senda del progreso, que debe acercarme a Él.

El Señor, en su infinita misericordia
tuvo a bien concederme la existencia actual,
para que sirva a mi adelantamiento
con el fin de que no sea una existencia perdida para mí
y para que cuando Dios quiera retirármela,
salga mejor que cuando entré a ella.

Oración AL DIOS DE PACTOS QUE GUARDA SUS PROMESAS, CONTRA TODO Y PARA TODO

RECOMENDACIÓN: Se dice que esta es una de las oraciones mas completas y de mayor poder que existe, ya que es contra todo y para todo.

ORACION

Aquí vengo con la fé de un alma cristiana
a buscar la misericordia en situación tan angustiosa para mí. No me desampares y la puerta que quiera abrirse en mi camino, sea tu mano poderosa, la que la cierre para no entrar en ella, si no me conviene o me la dejes abierta si ha de volver mi tranquilidad tanto tiempo deseada.

A tus pies dejo esta suplica, que te hace un alma obligada por el destino a grandes sufrimientos que ya no puede combatir, si tu mano poderosa no detiene la ley de la razón. Dios mío, perdona los desaciertos que he cometido yo durante esta existencia, la cual llevo de frente, dame fuerzas para soportar las amarguras de mi vida. 


Amén.